El sistema de movilidad de Bogotá vuelve a ser referente en innovación al integrar el sistema de patines eléctricos compartidos de Grin con el sistema BRT más famoso del mundo: el Transmilenio. Esta alianza le ofrecerá a los usuarios del sistema facilitar sus viajes de primera y última milla de manera eficiente, limpia y amigable.

En congruencia con la visión de ser una “empresa modelo en América Latina en gestión del transporte público integrado e intermodal de pasajeros y líder en la utilización de tecnologías limpias”, TRANSMILENIO S.A. abre a las puertas a la integración con los nuevos modos de movilidad.
A partir de ahora los usuarios de la Línea 11 Zona K Calle 26, podrán iniciar o concluir sus viajes utilizando los servicios de patines eléctricos compartidos  que ofrece GROW MOBILITY bajo la marca GRIN, los cuales estarán disponibles en las siguientes 9 estaciones: Portal El Dorado, Modelia, Normandía, Av. Rojas, El Tiempo/Maloka, Salitre/Greco, CAN, Gobernación y Quinta Paredes.

Una Ciudad, un Sistema

Hoy en día, la ciudades del mundo comienzan a entender que, para poder tener un sistema de movilidad exitoso, es necesario dejar de ver el fenómeno como un conjunto de sistemas, sino como un gran sistema que alberga diferentes modos, todos con la misma misión: mover personas, no vehículos.


En este sentido, el concepto de multimodalidad resulta fundamental en la operación de la oferta de transporte, por lo que mientras más alternativas ofrezca la ciudad a sus ciudadanos (más y mejores modos de transporte), mayor será la posibilidad de éxito del sistema.  En el corto plazo, dada la crisis urbana y medioambiental que representa la sobre utilización del automóvil particular, todos los esfuerzos se deben enfocar a reforzar las condiciones del transporte público masivo y a ofrecer incentivos y opciones para que los automovilistas dejen su auto en casa y aprovechen toda la oferta de movilidad que la ciudad pone a su disposición.

De ésta forma, una alianza como la de Grin con Transmilenio, lanza un mensaje sin precedente al mundo, en donde un sistema otrora icónicamente innovador como Transmilenio, acepta la colaboración de un nuevo jugador como Grin, el cual hace ha tenido una aceptación masiva entre los usuarios dadas sus características de accesibilidad, eficiencia y agilidad en los desplazamientos que unen a las personas entre sus puntos de origen o destino, con los sistemas masivos que los mueven largas distancias.

Existen diversos ejemplos de éste tipo de colaboración entre sistemas de micromovilidad y sistemas masivos en el mundo, pero en su mayoría pertenecen a países del norte de Europa y enfocados solo a bicicletas. Esta colaboración con sello bogotano es sin duda la primera que se tiene registro en América Latina, y tratándose de patines eléctricos compartidos tal vez sea una de las primeras del mundo.

Bogotá: ¿Capital de la micromovilidad?


La micromovilidad es el modo de transporte que realiza mediante vehículos pequeños y ligeros, con propulsión mecánica o eléctricamente asistida, enfocados a mover a los pasajeros y no al vehículo mismo. La bicicleta ha sido durante muchos años el estandarte de la micromovilidad, pero gracias al avance tecnológico hoy en día existen más opciones de vehículos de micromovilidad, mismos que están revolucionando la manera en que la gente se mueve en las ciudades.

El 6 de agosto de 2018, mediante Decreto 456 se declaró a Bogotá como una “Capital Mundial de la Bicicleta”. Sin lugar a duda, los más de 500 kilómetros de ciclo rutas y los 114,4 kilómetros de cobertura de la red del TRANSMILENIO ofrecen enormes oportunidades para la integración con los servicios de micromovilidad. Los 9 portales y 143 estaciones regulares se encuentran integrados con 22 ciclo parqueaderos con capacidad para 5.260 cupos de ciclo parqueo.


En días pasados Grin festejó un millón de viajes en la capital colombiana. Este récord se alcanzó en tan solo 9 meses, lo cual es una prueba de que los monopatines eléctricos han sido adoptados como una opción de movilidad para la ciudad.  Las sinergias existentes entre los distintos modos de movilidad son más que evidentes en esta ciudad latinoamericana, con lo cual se espera que Bogotá evolucione de “la capital de la bicicleta” a la “capital de la micromovilidad”.

Grow: ¡amamos nuestras ciudades!